Saltar al contenido

Todo sobre el aceite de coco: beneficios y daños.

Hola queridos amigos. Hoy no hablaremos del tema de los nootrópicos, sino que hablaremos con vosotros sobre los beneficios y daños del aceite de coco.

Algunos expertos literalmente idolatran el aceite de coco por los beneficios que aporta al cuerpo si se usa como alimento o se aplica a la piel. Otros lo ven como un» veneno peligroso «que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, provoca la formación de» colesterol malo » y reacciones alérgicas. ¿Es tan útil el aceite de coco como se dice? ¿Es capaz de dañar la salud? ¿Cómo aplicarlo correctamente? La verdad, como siempre en algún lugar cercano.

Para evaluar completamente los beneficios y daños del aceite de coco, es importante comprender de qué y cómo se produce. El producto de calidad se obtiene de la fruta del árbol de palma. El aceite se extrae de la copra, es decir, la pulpa del coco, por prensado en frío o en caliente. Por supuesto, el método de prensado en frío es preferible, ya que le permite conservar el máximo de elementos útiles.

En primer lugar, estamos hablando de un complejo sólido de ácidos orgánicos. Como en cualquier aceite, la vitamina e está presente aquí, llamada vitamina juventud y belleza por los nutricionistas. También se pueden encontrar pequeñas cantidades de calcio y fósforo en la composición. Recuerde: no hay sabores, espesantes, estabilizadores o conservantes adicionales en un producto natural. Así que lea cuidadosamente la etiqueta para comprar el producto correcto.

Los beneficios del aceite de coco serían indudables si no fuera por las grasas saturadas. Los mismos que con el tiempo aumentan el nivel de colesterol «malo» y el riesgo de enfermedad cardíaca. Algunos estudios han demostrado que el aceite de coco en términos de daño no está lejos de ser cremoso. Vale la pena mencionar que puede causar reacciones alérgicas de diferente gravedad.

Variedades de aceite de coco.

El aceite de coco está representado por 4 variedades:

  • Aceite de coco sin refinar. El producto más común obtenido de la pulpa seca del coco. Es un aceite crudo sin refinar que se utiliza en la industria, la industria farmacéutica y la cosmetología.
  • Aceite de coco refinado. Las materias primas se mecanizan, blanquean y desodorizan para producir grasas saturadas en forma pura. El aceite refinado es incoloro e inodoro.
  • Aceite de coco orgánico. En la producción de este aceite no se utilizan aditivos químicos y sustancias sintéticas, por lo que tiene un valor bastante alto. Esta variedad de aceite es parte de los cosméticos orgánicos.
  • Aceite de coco Virgen. Se obtiene de la pulpa fresca, no seca, de las nueces. El producto tiene un valor muy alto. Tiene un agradable sabor delicado, es rico en antioxidantes y ácidos grasos de rápida digestión.

Ventajas del uso con fines cosméticos.

El aceite de coco se ha utilizado durante mucho tiempo en cosmetología. Al ser un producto natural, es completamente inofensivo. Esta herramienta de belleza ayudará a que la piel sea suave y Lisa, y el cabello sea sedoso y bien cuidado. El aceite de coco enriquece la composición de cremas, champús, jabones, geles de Ducha y otros productos cosméticos.

Propiedades básicas del aceite de coco:

  • ayuda a restaurar el equilibrio agua-lípido;
  • mantiene la humedad, elimina la descamación y la sequedad;
  • cura las lesiones de la piel;
  • estimula la producción de colágeno;
  • renueva la piel a nivel celular;
  • nutre las células con valiosos microcomponentes .;
  • mejora la elasticidad de la piel, previniendo la aparición de arrugas;
  • estimula los procesos metabólicos;
  • neutraliza toxinas y radicales libres.

El aceite de coco se recomienda incluso para el cuidado de la piel de niños pequeños propensos a reacciones atópicas.

Sin embargo, la gente de piel muy grasa, propensos a erupción cutánea, los cosmetólogos recomiendan tener cuidado. La creación de una película en la superficie de la piel, el producto puede provocar la obstrucción de los poros, comedones.

Hidrata la piel.

El aceite de coco tiene propiedades regeneradoras y antibacterianas. El ácido láurico está presente en la composición del sebo, por lo que el aceite de coco se percibe muy bien. La sustancia penetra profundamente en las membranas celulares, promoviendo el rejuvenecimiento y manteniendo la elasticidad de la piel.

En cosmetología, el producto se incluye en cremas diseñadas para la piel seca. La aplicación de aceite de coco ayudará a hidratar incluso las áreas más secas del cuerpo: los codos y los talones. Beauty-el producto crea una película nutritiva en la superficie de la dermis, manteniendo su hidratación.

Proporciona protección para el cabello.

Con el uso regular, el aceite de coco beneficia mucho al cabello. Los componentes activos en el producto envuelven suavemente el cabello, protegiéndolo de daños.

Las máscaras a base de este aceite previenen la pérdida de la proteína de queratina natural, lo que garantiza un aspecto saludable y bien cuidado de los rizos. También gracias a su actividad antifúngica, el producto elimina la caspa.

Inhibe el desarrollo de hongos Cándida.

Los hongos Candida son uno de los factores clave que provocan enfermedades fúngicas. Las áreas del cuerpo con alta humedad se consideran favorables para su desarrollo: la cavidad oral o la zona genital.

El aceite de coco tiene la propiedad de matar patógenos, en particular Candida. Esto se debe a la presencia de ácido láurico. Por su eficacia, el aceite de coco no es inferior al medicamento «Fluconazol», que se usa para tratar la candidiasis en la medicina oficial.

Mejora la condición de los dientes.

El aceite de coco combate bien las infecciones fúngicas y los patógenos en la cavidad oral. Es la actividad vital de las bacterias la que causa la respiración rancia, la caries dental y la lesión periodontal (enfermedad periodontal). El ácido láurico mata a Streptococcus mutans, el principal culpable de la caries dental. Los estudios científicos han establecido: la efectividad del aceite de coco en este bacilo es comparable al antibiótico clorhexidina.

Los dentistas recomiendan usar aceite de coco para el cuidado bucal. La solución de aceite se aplica para enjuagues, y el aceite en forma limpia se puede agregar a la pasta cuando se cepilla los dientes. El uso diario de aceite reduce la cantidad de placa, lo que sirve como una buena prevención de la enfermedad de las encías. También mejora la apariencia de los dientes y aclara el esmalte dental.

Elimina los procesos inflamatorios.

La propiedad única del aceite de coco que lo distingue de otros aceites es la capacidad de reducir los procesos inflamatorios. Los experimentos de los científicos han demostrado que tomar aceite de coco por vía oral ayuda a reducir la inflamación. Este suplemento dietético natural es eficaz en la lucha contra los radicales libres y reduce los niveles de estrés oxidativo.

Promueve la curación.

El aceite de coco ayuda a restaurar rápidamente la piel después de microtraumas, quemaduras y quemaduras. Beauty-el producto acelera la reparación de la piel al aumentar la producción de colágeno. La alta concentración de esta proteína acelera a veces los procesos de curación. En cosmetología, el aceite está bien establecido como un remedio después de la depilación, calmando y eliminando perfectamente los signos de irritación.

Debido a sus buenas cualidades regenerativas, el aceite de coco cura las membranas mucosas. Se recomienda tomarlo por vía oral para las lesiones ulcerosas del tracto digestivo, en particular las úlceras estomacales y duodenales.

Se puede utilizar para desmaquillante y como bálsamo labial.

Debido a sus excelentes propiedades de limpieza, el aceite de coco se utiliza como removedor de maquillaje. El aceite de coco hipoalergénico y la textura ligera son las principales ventajas de usar para desmaquillarse. No daña la piel delicada y vulnerable alrededor de los ojos, por lo que puede reemplazar la leche cosmética habitual.

El aceite de coco es uno de los mejores productos para el cuidado de los labios. La piel delgada y muy delicada de los labios necesita nutrición y protección diarias. El aceite de coco protegerá de manera confiable los labios incluso en frío intenso, manteniendo la piel suave e hidratada durante mucho tiempo.

Uso como desodorante.

El aceite de coco neutraliza efectivamente el olor a sudor. Por sí solo, el sudor humano no tiene olor, y el aroma específico es causado por bacterias para las cuales el sudor es un caldo de cultivo. Debido a sus pronunciadas cualidades antibacterianas, el aceite de coco es uno de los mejores remedios para combatir los malos olores. Es la base de la mayoría de los desodorantes naturales.

Protege la piel de los rayos UV.

El aceite de coco ha demostrado ser eficaz en la protección contra los rayos agresivos del sol. Según la investigación de los científicos, posee un SPF de aproximadamente 8 unidades. El producto crea una película delgada invisible en la piel, atrapando aproximadamente el 20% de la luz ULTRAVIOLETA que entra en la piel. El aceite de coco crea un bronceado hermoso y uniforme, que complacerá a los fanáticos de la piel oscura con su durabilidad. Sin embargo, es imposible reemplazarlos con un protector solar completo.

Uso alimentario.

Aceite de coco-un almacén de vitaminas (A, B1, B2, B3, C, E, K) y ácidos grasos saturados. Del aceite de coco se obtiene una grasa dietética especial, en la nutrición deportiva conocida como triglicéridos de cadena media. Los atletas lo utilizan activamente, ya que la herramienta ha demostrado ser efectiva para quemar grasa, así como para desarrollar músculo. Sirve como una excelente fuente de energía y bloquea bien el hambre.

Sustitución de aceite vegetal para cocinar a altas temperaturas.

El aceite de coco es el único aceite de origen vegetal que no produce grasas trans peligrosas cuando se calienta. Es perfecto al freír. Los ácidos grasos valiosos se conservan en él incluso a altas temperaturas, lo que no se puede decir de los aceites tradicionales para freír. Para cocinar, es mejor usar aceite de coco Virgen.

Acelerar el metabolismo.

El aceite de coco tiene un efecto positivo en los procesos metabólicos en el cuerpo. A diferencia de los aceites cremosos, de oliva y de girasol, que tienen ácidos de cadena larga en la composición, el aceite de coco consiste en ácidos grasos de cadena media. Su uso acelera el metabolismo en aproximadamente 3 veces.

Disminución de la sensación de hambre.

Los triglicéridos contenidos en el aceite de coco atenúan la sensación de hambre, lo que ayuda a no ganar calorías adicionales. Los científicos llegaron a tales conclusiones. El estudio encontró que el aumento de los triglicéridos en la dieta promovía una pérdida de peso más efectiva.

Protección para el hígado.

El consumo regular de aceite de coco ayuda a prevenir enfermedades hepáticas. La investigación de los científicos ha desacreditado los mitos sobre este producto al demostrar que tomar 1 cucharada de aceite de coco al día protege el hígado y repara las células dañadas. No se convierte en acumulación de grasa, como otros aceites. El aceite de coco previene los procesos inflamatorios, neutraliza los efectos nocivos de los radicales libres y las toxinas (incluido el alcohol).

Llenando el cuerpo con energía.

El aceite de coco es un potente generador de energía, que aumenta perfectamente el nivel de actividad. Al ingresar al hígado, los triglicéridos se convierten inmediatamente en energía, lo que permite un aumento significativo en los niveles de rendimiento mental y físico. Al mismo tiempo, el aceite de coco es uno de los pocos energéticos que no aumentan el volumen de azúcar en la sangre y no contienen aditivos dañinos.

Consumo diario de aceite de coco.

Con todos los beneficios obvios del aceite de coco, los nutricionistas no recomiendan usar este súper producto en kilogramos. La dosis diaria de aceite no debe exceder 2,5-3 cucharadas. El producto es muy rico en potasio, por lo que las personas con enfermedad renal y diabetes deben tratarlo con cuidado.

Para adelgazar.

El aceite de coco sin refinar es un remedio eficaz para perder peso. Si la cantidad de calorías ingresadas al cuerpo no excede la necesidad diaria, entonces contribuye a la pérdida de peso intensa.

Contiene sustancias que aceleran el metabolismo. Por lo tanto, contiene una gran cantidad de grasas que mejoran el trabajo de la glándula tiroides y el sistema endocrino, del que depende el metabolismo y la figura delgada. También reduce la carga en el páncreas.

Para el cuidado de la figura, se recomienda consumir una cucharadita de aceite de coco con el estómago vacío. Una opción más fácil es agregarlo al Desayuno: papilla, yogur o ensalada. También se puede amasar en un batido antes del entrenamiento.

Daño del aceite de coco.

A pesar de todos los aspectos positivos enumerados del aceite de coco, varios investigadores tienen el punto de vista opuesto, ya que consideran que el producto es dañino. Algunos incluso hacen analogías con un «veneno» peligroso que puede causar enfermedades graves o empeorar el curso de las dolencias existentes.

Los científicos argumentan que más del 80% de la composición del aceite de coco son grasas saturadas, que es el doble que en la manteca de cerdo. Los ácidos grasos saturados son importantes para el trabajo del cuerpo, sin embargo, su exceso conduce al crecimiento en la sangre de lipoproteínas dañinas de baja densidad.

Estos se conocen como» colesterol malo», que se deposita en el cuerpo en las paredes de los vasos sanguíneos, lo que aumenta el riesgo de aterosclerosis, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y bloqueo de las arterias periféricas.

Debido al alto contenido de lipoproteínas de baja densidad, el aceite de coco puede ser perjudicial para el corazón. Los científicos realizaron un estudio sobre los efectos del producto en los lípidos sanguíneos y en los factores de riesgo cardiovascular, en el que compararon el coco con otros tipos de aceites.

Los investigadores descubrieron que el uso de dicho aceite en los alimentos conduce a un aumento en los niveles de colesterol «malo» y total en la sangre. Ambos indicadores son factores de riesgo bien estudiados para la enfermedad cardiovascular.

Para ser más precisos, el aceite de coco aumenta los niveles de colesterol malo en 10,47 mg/DL. Esto es significativamente más alto en comparación con los resultados que mostraron los aceites de oliva, soja y aceite de canola. Según las estadísticas, 3-4 cucharadas de aceite de coco por día aumentan los niveles séricos de LDL en un 9%.

Por lo tanto, los expertos creen que las personas deben limitar su consumo de grasas saturadas, reemplazando otros aceites naturales, como el oliva o el girasol. En promedio, la tasa diaria de grasas saturadas para los hombres no es más de 30 G, para las mujeres, no más de 20 G.

Al mismo tiempo, las grasas siguen siendo parte de una dieta saludable completa, siendo una fuente de aminoácidos y ayudando al cuerpo a descomponer las vitaminas a, D y E. enriquecer mejor la dieta con alimentos ricos en grasas insaturadas, como aguacates, pescado azul, nueces y semillas, dicen los científicos.

Entre otras propiedades dañinas del aceite de coco, los científicos destacan una reacción alérgica porque el coco es una fruta tropical que no crece en nuestras latitudes. Al mismo tiempo, después de comer pulpa de coco o su aceite, la reacción alérgica es extremadamente rara. La mayoría de las veces ocurre después del uso externo del aceite tanto en forma pura como como parte de productos cosméticos. Por lo tanto, las personas que tienen intolerancia individual a los componentes deben realizar una prueba antes de la aplicación aplicando un poco de la mezcla en la piel. Si después de un tiempo no hay enrojecimiento o descamación, entonces no hay alergias.

Además, el aceite de coco no se recomienda para elegir a las personas que tienen piel grasa o propensa al acné, ya que se refiere a los aceites gomosos, es decir, puede «obstruir los poros». Todavía no debe reemplazarse con cremas hidratantes para pacientes con enfermedades de la piel como el eccema. Los médicos de Hong Kong realizaron un estudio que encontró que las personas que sufren de eccema experimentaron un empeoramiento de la condición al usar aceite de coco en la piel.

Algunos cosmetólogos consideran que el aceite de coco es demasiado pesado para la piel, por lo que no recomiendan aplicarlo con una capa densa. Lo mejor es mezclarlo con productos para el cuidado del cuello y el escote, y aplicarlo a la piel solo en estas áreas. Se recomienda elegir aceite de coco para el cuidado de la piel facial con precaución.

Por lo tanto, antes de usar aceite de coco, debe Leer cuidadosamente su composición indicada en la etiqueta.

El uso del producto por parte de pacientes con pancreatitis puede causar una exacerbación de la enfermedad, por lo que primero debe consultar a un médico. En general, el tratamiento de esta enfermedad se basa en una dieta estricta y adecuada y el consumo de alimentos que no causan irritación pancreática. Por lo tanto, cualquier aceite vegetal debido a sus propiedades en la pancreatitis solo se puede tomar durante un período de remisión persistente, ya que con una forma aguda aumenta la carga adicional en el páncreas, por lo que la salud del paciente puede empeorar significativamente.

Conclusión.

El aceite de coco es un elixir mágico para preservar la juventud y la belleza. La composición valiosa hace que el aceite de coco sea un producto indispensable para la salud del cuerpo. Este producto de belleza natural es muy popular en cosmetología y medicina popular. Se utiliza para hidratar y nutrir eficazmente la piel, cuidar el cabello, combatir la inflamación y los hongos.

El aceite de coco está destinado tanto para uso en exteriores como en interiores. Al comerlo regularmente, puede mejorar su bienestar, obtener una oleada de fuerza y vigor. Debido a su composición inusual, el aceite de coco energiza el cuerpo, protege el hígado y mejora los procesos metabólicos. Sin embargo, al consumir aceite, debe cumplir con la norma, ya que en grandes cantidades puede dañar el sistema cardiovascular.

Configuración